de todo un poco

Friday, February 04, 2005

RAZONES PARA EL NO

Sin poder expresarse en ninguna TV he encontrado un lugar un lugar donde exponen las razones PARA VOTAR NO A LA CONSTITUCION EUROPEA, con las que comparto mi opinión.

“En la actualidad, la Unión Europea se gobierna de acuerdo con el Tratado de Niza, que fue ratificado por todos y cada uno de los miembros de Unión a 15 y aceptado, también, explícitamente, por los nuevos diez miembros. Por tanto, si no se ratificara la Constitución de Giscard seguiría en vigor el Tratado de Niza. No hay vacío legal, ni constitucional. De hecho, la Unión Europea seguiría funcionando –bien o mal– como hasta ahora, por tiempo indefinido”.
Alberto Recarte.

“La elaboración de una constitución común a varios Estados ha de ser la etapa final de un largo proceso de convergencia económica y política deseada por los ciudadanos de todos esos Estados. Ha de ser la consecuencia lógica y la ratificación formal de una situación de hecho: la confluencia de intereses, de aspiraciones y, no menos importante, de idiosincrasias y factores culturales en una nueva entidad nacional con personalidad propia que sea algo más que la amalgama de las personalidades, de las particularidades y de los intereses de sus integrantes”.
Editorial Libertad Digital.


“Le doy una razón objetiva e incuestionable por la cual debería usted y cualquier enemigo de la libertad precipitarse a votar sí en el referéndum: la expresión “propiedad privada” no aparece ¡ni una sola vez!”.
Carlos Rodríguez Braun



“Lo “europeo” no es decir que sí a todo, lo europeo es velar por los intereses nacionales procurando no perjudicar a los demás”.
Miguel Ángel Quintanilla.


" He reflexionado sobre la Constitución Europea. Y el resultado es que votaré no. Un no rotundo a algunos de los principios que la informan, que es tanto como un sí a los que se nos hurtan"
Juan Carlos Girauta.

“En primer lugar, no es cierto que España no estuviera dispuesta a renegociar el reparto de poder previamente establecido en el Tratado de Niza. Quienes no aceptaron la negociación fueron los alemanes y sobre todo, los franceses. El Gobierno español quiso negociar un reparto de poder distinto, que tuviera en cuenta la entrada de nuevos socios. Lo que no quiso es perder sin alguna clase de compensación las ventajas que había conseguido previamente en Ámsterdam y en Niza. Eso es justamente lo que el Gobierno socialista ha aceptado”.
José María Marco



“Quienes se oponen o nos oponemos a la llamada Constitución europea no tendremos espacio alguno –fuera de Libertad Digital por ahora y tal vez alguna cadena de emisoras– para decir clarito y sin mordaza que este texto que intentan colocarnos es un disparate monumental, un insulto al sentido común y un atentado a la Europa posible del futuro”.
Alberto Míguez

"Toda la izquierda europea y parte de la derecha, salvo, tal vez, Giscard d´Estaing & Co., repiten lo mismo: la Constitución no es buena, pero hay que votarla, porque si no nos convertimos en un aún más gigantesco Titanic, y nos hundimos. Yo, que, como el oso, cuanto más feo más hermoso, considero, en cambio, que es la propia Constitución la que se asemeja a un Titanic, y votarla a un naufragio".
Carlos Semprún Maura

“Al margen de la utilización partidista que va a hacer Zapatero de este referéndum, yo es que no quiero que Europa tenga esa Constitución que hace de España, como de tantos otros países europeos, una mera comparsa del eje franco-alemán, que silencia las raíces cristianas de nuestra civilización o que consagra la burocracia europea como una nueva aristocracia funcionarial que no se sabe muy bien ante quien tiene que responder”.
Guillermo Dupuy


“El referéndum sobre el Tratado de la Constitución Europea refleja una forma de entender la política, que se caracteriza por su rechazo a los valores del liberalismo y por un populismo inaceptable en la Europa del siglo XXI. Votar “no” es mucho más que rechazar un texto, es también rechazar a un Gobierno dispuesto a utilizar el resultado en beneficio propio y, sobre todo, a una forma de entender la política contraria a los principios y valores de la democracia liberal”.
Grupo de Estudios estratégicos. GEES.


“El Gobierno llega tarde. El 20 de febrero no se vota Europa, se convoca un plebiscito sobre la política de ZP. Y desde luego ante esa realidad, la respuesta es clara, única y rotunda: no”.
Ignacio Villa


“Es la Constitución un tocomocho / que perpetró Giscard, el ruin gabacho/ , y a mí, para leérmela —qué empacho—/ , me falta más de un mes, y si trasnocho”.
Fray Josepho


"Primera, porque no nos dicen la verdad al elevar a rango de “Constitución” lo que no pasa de ser un larguísimo “Tratado”, lleno de cosas muy deseables, que ya están en las Constituciones democráticas nacionales, y también de calculadas ambigüedades y omisiones."
Juan Souto Coelho.

"Un “no” a esta “Constitución” es un “sí” a otro modelo que tenga confianza en el pueblo, a un modelo que pueda hacer realidad la democracia. El “no” no es el fin de Europa. Es el principio de Europa".
Carlos Ruiz Miguel



“Que para que yo vote la Constitución europea me lo tengan que aconsejar los señores Gabilondo, Butragueño, Loquillo o Cruyff (¡sólo falta Rappel!) es tomarme a mí, y a cualquier persona que se respete, por el pito del sereno”.
Juan José R. Calzada. La Voz De Galicia.



"Sea que se trate de las dimensiones “económica” o “social”, la clave es la política y la legislación, la intervención de las autoridades sobre la economía y la sociedad".
Carlos Rodríguez Braun.


“Para el individuo, la mejor subsidiariedad es la competencia, sea entre productores o entre instituciones: reglas mínimas y mucha variedad, para poder desplazarse en busca del lugar o la legislación más convenientes. Otra Constitución, sí, pero mucho más pequeña: que se contente con defender la libertad de movimientos de personas, mercancías, servicios y capitales y prohibir los subsidios”.
Pedro Schwartz.

“Votaremos NO a la Constitución Europea porque otorga a la Unión poderes sobre los ciudadanos que ninguna Constitución debería otorgar a gobierno alguno. Las constituciones deben servir para garantizar derechos y limitar poderes, no para limitar derechos y ampliar poderes”.
Red Liberal.

(Tomado de Libertad Digital)