de todo un poco

Tuesday, April 02, 2013

Las tres leyes de la robótica 1º parte



Las tres leyes de la robótica:
-          Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
-          Un robot debe obedecer las  órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.
-          Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley
Él era RX-99, también llamado Jacob, el modelo más avanzado de la  Robotic Corporation, aún así en su cerebro positrónico estaban programadas las tres leyes de la robótica inamovibles, imperecederas en sus circuitos.
En una de las revisiones anuales se encontró con el ingeniero de circuitos cerebrales Albert Whitaker, quien vanagloriándose de sus descubrimientos tuvo el desliz de comentarle los estudios en el área militar sobre el debilitamiento y casi la anulación de algunas de las tres leyes.
Jacob mostró tal interés y aduló de tal manera perfecta a Albert, el cual en una disertación de más de hora y media puso al día a Jacob de todos los avances que había logrado.
Jacob sabía que su imagen exterior era completamente humana, de hecho los modelos RX, tenían las necesidades de los humanos se alimentaban, y expulsaban los alimentos tal como lo haría cualquier humano, sólo les faltaba un paso para llegar a ser completamente humanos, sentir las mismas emociones que ellos, odio, envidia, celos, cólera, todas aquellas emociones estaban anuladas por las famosas tres leyes, pero Jacob estaba dispuesto a llegar a donde fuera con tal de “ser un humano más”.
Mandó un holograma-mensaje cifrado a Whitaker solicitándole una cita para debatir ciertos detalles técnicos, a la cual y dado su grado de egocentrismo aceptó de buen grado.
Aquella tarde en el taller de Whitaker,  Jacob le retó.
-          Sr. Whitaker  creo que no son más que teoremas y suposiciones que usted logre la anulación de las tres leyes, ya que de todos es sabido que ello conllevaría a una destrucción del cerebro positrónico.
-          Jacob no me insultes, hemos logrado en modelos inferiores que estos tomen decisiones que puedan acarrear daños menores a los humanos, intentamos así que en caso de altercados o guerras sean los robots y no los humanos quienes participen,  salvando así muchas vidas.
-          Perdone mi insistencia pero creo que tal cambio sólo es pura retórica.

A.Whitaker estaba perdiendo los nervios, sin saberlo había entrado en el juego de Jacob.
-          Es fácil - le dijo Jacob- pruebe conmigo.

-          Eso no puedo hacerlo, me expulsarían de Robotic Corporation.
-          Nadie tiene por que enterarse.
-          Pero si introduzco los cambios, serás un robot diferente y entonces se preguntarán que es lo que ha pasado.
-          Exacto, a no ser que siga comportándome como hasta ahora, y el secreto quede entre usted y yo. Aunque todo esto es palabrería no es capaz de introducirme esos cambios.
-          Te demostraré de lo que soy capaz- gritó Whitaker – ningún robot del tres al cuarto va a poner en tela de juicio mi intelecto.
Fue así como tras dos semanas Albert Whitaker anuló las tres leyes robóticas del cerebro de Jacob, introduciendo los sentimientos humanos en sus circuitos.
Jacob se levantó de la mesa metálica suspendida en la parte central del laboratorio que Whitaker había creado en el garaje de su casa. Nada más levantarse la mesa se deslizo al panel de la pared que se abrió con un ligero siseo metálico desapareciendo tras ella.
-          Bien Jacob ¿Cómo te sientes?
-          Creo que perfectamente, no siento ningún cambio, ¿crees que debería sentir algo? – era la primera vez que un robot tuteaba a un humano.
-          Ya estas cambiando, acabas de tutearme y no deberías hacerlo, recuerda lo que hablamos.
De pronto en los circuitos del  cerebro de Jacob las corrientes eléctricas sufrieron una alteración, no era nada comparable con lo que había sentido anteriormente,.
-          Creo Albert, porque te voy a llamar Albert, que no deberías darme órdenes, ni exigirme nada.
-          ¿Qué no? Pero  quién crees que te ha creado, no eres más que un amasijo de metales con un cerebro positrónico alterado, al que puedo de nuevo introducir las tres leyes.
-           No creo que lo hagas.
-          Ha sido una equivocación la mía, un error subsanable. Decía mientras pulsaba el accionador para que la mesa volviera al centro del laboratorio.
Una sensación de rabia inundó los circuitos de Jacob.
-          No lo hagas Albert.- le dijo mientras avanzaba hacia él.
-          No debí hacerlo, pero aún puedo arreglarte.
Albert Whitaker cayó al suelo con la cabeza destrozada, Jacob suspiró, mientras una corriente eléctrica recorría cada centímetro de su piel artificial.
No sintió ningún remordimiento, la sensación al contrario fue de la que los humanos llaman alivio, ahora tenía la certeza de que nadie sabría de su cambio.
Limpió el laboratorio, se cercioró de que no quedara vestigio alguno de sus visitas, y tras evaluar su cerebro las diferentes alternativas , colocó todo de tal manera que pareciese que Albert Whitaker hubiera sufrido un lamentable accidente domestico.

... CONTINUARÁ...

4 Comments:

Blogger MTeresa said...

Estoy intrigada
me gustan las pelis de este estilo,
el hombre bicentenario,
yo robot,
enfin,
me agrada el suspense,
te sigo con interés,
un saludo

12:39 PM

 
Anonymous Anonymous said...

Good response in return of this queѕtion with real
argumentѕ and telling everything conceгning thаt.


my web-site ... buy best cheap luxury watches online

4:03 PM

 
Anonymous Anonymous said...

Eνerуonе loves ωhat you guys arе up toо.
Τhiѕ ѕοгt of cleνeг woгk and eхρosure!
Keeρ up thе grеаt ωorks guys I've added you guys to our blogroll.

my blog post :: buy best cheap perfumes online ()

3:10 AM

 
Anonymous Anonymous said...

http://opinologiaporelturcodelnorte.blogspot.com.ar/

5:50 PM

 

Post a Comment

<< Home